Ir al contenido principal

Entradas

Microrrelatos del Vivir Constructivo: LO SENCILLO QUE ES CAMBIAR

¿Cómo van los propósitos de año nuevo? Aquellos de dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer de manera más saludable o empezar a estudiar inglés…?
Romper los hábitos viejos es costoso porque implica abandonar el viejo sendero que, de tanto pisarlo, ya está perfectamente liso y pulido para empezar a abrir un camino nuevo por terrenos abruptos, desnivelados, cubiertos de maleza y, en una palabra, difíciles de recorrer.
O puede que la dificultad no esté en el nuevo territorio que tenemos por delante, sino en nuestra propia actitud a la hora de aventurarnos por el nuevo paisaje.
Los seres humanos, más que en la “REALIDAD”, vivimos en nuestra personal INTERPRETACIÓN DE LA REALIDAD. Las cosas, por sí mismas, no son bonitas o feas, fáciles o difíciles, somos nosotros los que las definimos como tales.
¿Y cómo hemos definido nuestro propósito de cambiar?
Una máxima del Vivir Constructivo aconseja: “Aprópiate de este momento, y de este otro momento… y serás dueño de todo tu tiempo”.
A la hora de cam…
Entradas recientes

Microrrelatos del Vivir Constructivo: LLENARSE DE DEUDAS

Estoy aquí –porque mis padres me han dado la vida, se han ocupado de criarme, de alimentarme, de darme una educación, etc.-, y estoy escribiendo en un ordenador –porque mucha gente ha dedicado mucho tiempo a desarrollar esta tecnología, porque hay mucha gente que se ocupa de que me llegue un suministro de energía, etc.-, y estoy escribiendo acerca de algunas ideas en las que creo –porque he tenido profesores que me han descubierto aspectos del universo que yo no hubiera podido siquiera intuir, porque ha habido autores de libros que me han abierto perspectivas nuevas, porque he tenido oponentes con los que he tenido que refinar mis ideas, etc.-, y estoy poniendo en claro este puñado de ideas –porque hay gente que ha confiado en lo que yo pueda contarles, que me ha facilitado el medio de poder dirigirme a otras muchas personas, etc.- y porque tengo la intuición de que es esto, precisamente, lo que “necesito hacer” en este momento de mi vida:
Necesito dar las gracias a mis padres porque s…

Microrrelatos del Vivir Constructivo: LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD

Hay un montón de historias infantiles –y no tan infantiles- que nos previenen frente a la creencia de que es posible alcanzar la felicidad mediante alguna cosa externa, mediante algo que está fuera de nosotros y que nosotros debemos obtener.
En “la camisa del hombre feliz”, los ministros de un rey sumido en la melancolía recorren todo el reino en busca de esa camisa que, según el dictamen de un médico sabio, podría devolver la sonrisa al rey. Finalmente, cuando encuentran al “hombre feliz”, un leñador que vive en comunión con la naturaleza, descubren -¡Oh, fatalidad!- que ese hombre nunca ha usado una camisa.
Algo parecido sucede en la historia de “la espada invencible”: cuando el rey solicita a su valeroso capitán, héroe en cientos de batallas, que le entregue la espada que tantas victorias le ha proporcionado, se encuentra con la desagradable sorpresa de que no es capaz de levantar del suelo el arma de su heroico capitán. La fortaleza del valiente soldado no radicaba en su espada sino…

Microrrelatos del Vivir Constructivo: MENTALIDAD FIJA Y MENTALIDAD DE CRECIMIENTO

“Con talento, se nace o no se nace”. “A mí no se me dan bien las manualidades”. “Lo mío no es la cocina”… Estas son algunas frases corrientes, de carácter negativo, que marcan límites precisos. Son como señales de STOP que impiden el desarrollo personal. Y, lo malo, es que están tan integradas en la cultura popular que se tienen como verdades absolutas que nadie se atreve a cuestionar.
Son una muestra de lo que se llama “mentalidad fija”; un conjunto de meras creencias que, al no ponerse a prueba, limitan nuestras posibilidades impidiéndonos adquirir nuevas habilidades o conocimientos nuevos.
Es algo parecido a cuando la gente se creía que la Tierra era plana o que el sol giraba en torno a la Tierra.
Pero existe también una “mentalidad de crecimiento” que abre nuevas posibilidades, invita a explorar alternativas, acepta los contratiempos como lecciones de experiencia y nos lleva a desarrollarnos continuamente.
La mentalidad de crecimiento, en lugar de mirar con temor al propio historial d…

Microrrelatos del Vivir Constructivo: HUMILDAD INTELECTUAL

Según el cuento, el descubridor del asteroide en el que vivía El Principito no fue tomado en serio debido a su indumentaria “a la turca” con la que anunció su sensacional descubrimiento. 
Años más tarde, vestido a la europea, volvió a mostrar su hallazgo y, entonces, sí logró la atención de la comunidad de sabios.
Todos tenemos creencias, de todo tipo, que nos inculcan desde niños. No se basan en hechos concretos sino en la respetabilidad que atribuimos a quien nos las presenta por primera vez.
Por así decirlo, nuestras creencias suelen ser bastante gratuitas.
Pero, a menudo, nuestras convicciones más firmes chocan frontalmente con las de otras personas que, indudablemente, han recibido mensajes diferentes: ¿Cómo se puede ser simpatizante de otro equipo de fútbol? ¿En qué cabeza cabe votar a otro partido político que no sea el de nuestras simpatías?
La diferencia de opinión es motivo de disputas y controversias, de rencores y enemistades. ¿Cómo enfrentarnos, entonces, a la discrepancia de…

Microrrelatos del Vivir Constructivo: HÉROE AL RESCATE

Si eres un espectador asiduo de las series de TV, de películas, un adicto a los videojuegos o un lector apasionado de novelas, tal vez llegues a creer que en cualquier momento de tu vida puede ocurrir algo extraordinario, sorprendente, que cambie el curso de los acontecimientos y te revele de manera dramática tu propio destino:
Un héroe al rescate, un príncipe azul, un golpe de fortuna, el reconocimiento universal de tus talentos ocultos…
Lo cierto es que las probabilidades son escasas. Día tras día, nos encontramos con la misma rutina; el tedio nos invade y corremos a refugiarnos en nuestras fantasías personales: el héroe soñado, el príncipe azul, la fortuna, la aclamación de nuestro talento oculto…
De este modo, perdemos de vista las maravillas que encierra lo cotidiano, lo trivial, lo ordinario. Sólo acertamos a apreciar el valor de lo pequeño cuando lo perdemos: el trabajo era rutinario, pero nos proporcionaba un dinero; los vecinos, unos pesados, pero nos echaban una mano cuando era…

Microrrelatos del Vivir Constructivo: EL EFECTO DOMINÓ

¿Has visto alguna vez una de esas exhibiciones en las que se colocan muchas piezas de dominó a lo largo del suelo y, luego, derribando la primera, todas las demás van cayendo, una tras otra, trazando algún cuadro muy vistoso?
A mí, esas demostraciones me sugieren varias cosas. La primera, es que, detrás de todo efecto espectacular hay siempre un trabajo de preparación que no se ve pero que lleva mucho más tiempo que el que dura el espectáculo visible.
Pero a lo que todo el mundo se refiere al hablar del “efecto dominó” es al hecho de que, para lograr el resultado final, se necesita que cada pieza empuje a la siguiente y, así, una tras otra, hasta que todas cumplen su cometido.
Es un trabajo conjunto e individual: Un trabajo conjunto porque ninguna pieza tiene el protagonismo; todas tienen que cumplir su función según el patrón establecido. Y, al mismo tiempo, es un trabajo individual porque ninguna pieza puede fallar para que se produzca el efecto final. Si una sola pieza dejara de cumpl…